El portal Inc enlista una serie de malos hábitos que repercuten de manera significativa en las personas y que, a la larga, cobran su felicidad. Está en ti eliminarlos o dejarlos crecer.

1. Negligencia: Si ignoras tus responsabilidades es probable en un futuro lleguen a pesarte demasiado, sobre todo si recurres a excusas para evadir las pequeñas cosas. Con el tiempo, este descuido causa un gran daño y te impide aprovechar las oportunidades que generan felicidad.

2. Quejas: Si con frecuencia encuentras fallas o te enfocas en buscar disfuncionalidades, te lastimas. En su lugar, acepta los aspectos positivos.

3. Las dudas: Evita que esa voz interior inquietante y persuasiva te impida aprovechar las oportunidades o cumplir con tus responsabilidades. Escucha los automensajes y asegúrate de que son positivos.

4. Culpa:
 Puedes pasar toda tu vida culpando a los demás por tus propios problemas, pero si lo haces niegas la responsabilidad de crear tu futuro. Cuando dejas de hacerlo comienzas a conectarte con tu propio poder.

5. Descontrol: 
Aunque no tienes el poder de cambiar aquello que está fuera de ti mismo, si puedes controlar tus actitudes y respuestas ante las situaciones.

6. Crítica: 
Ese tiempo que gastas criticando a los demás es el que podrías aprovechar para mejorar. Quienes lo hacen, son personas generalmente infelices con sus vidas y critican como un esfuerzo para sentirse mejor consigo mismos.

7. Rechazo:
 Si tienes el hábito de negarte a todo lo que se te presenta significa que tal vez tienes miedo o una personalidad negativa. Rechazar las ideas, pensamientos y oportunidades antes de darles una oportunidad te limita a experimentar cosas nuevas.

8. Manipulación:
 En ocasiones es fácil creer que manejando los pensamientos de los otros es la única forma de conseguir lo que se quiere, pero esto no es así. En su lugar, ve directamente hacia lo que quieres con un espacio para aquellos que puedan entrar en el camino.

9. Engaño: 
El fin no justifica los medios. Cuando permites las mentiras y el engaño dañas tu propia integridad.

10. Egoísmo:
 Quienes son egoístas sólo piensan en sí mismos y le preguntan a los demás lo que han hecho por ellos últimamente. Cuando te concentras en ti mismo alejas a la gente y arriesgas las conexiones con la felicidad.