Según estudio, aumentó en un 100% la participación de hombres en el negocio.

Por: ECONOMÍA - Periódico EL TIEMPO

Foto por: Milton Díaz / EL TIEMPO

La venta directa es un canal de distribución al por menor, que se hace por contacto del vendedor con el consumidor.



El reciente estudio sobre ‘Impacto social y económico del sector de venta directa’ presentado por la Asociación Colombiana de Venta Directa (Acovedi) indica el incremento en un 100 por ciento en la participación de hombres jóvenes solteros, frente a la misma investigación realizada en el año 2009. Esta participación pasó del 5 al 11 por ciento.

Tal resultado llamó la atención de ese gremio, por cuanto el perfil que prima en esta actividad se concentra en mujeres mayores de 35 años, de nivel socioeconómico 2 o 3, cuyas principales motivaciones para trabajar en venta directa son la generación de ingresos, el manejo del tiempo, el crecimiento personal y ser su propio jefe.

El trabajo también reveló que se ha disminuido el número de quienes se identifican como jefes de hogar, casados y universitarios con estudios completos, mientras que aumentaron los bachilleres con estos estudios terminados.

Otros datos señalaron que han bajado las personas que tienen hijos, con respecto al estudio del 2009, y suben los que manifiestan tener entre uno y dos años de experiencia en el segmento de venta directa.

Acovedi también pudo concluir que entre las principales motivaciones que encuentran quienes trabajan en esta actividad están el obtener ingresos extras, hacer un mayor aporte económico al hogar, contar con independencia económica y tener estabilidad.

En lo que se refiere al crecimiento personal, las motivaciones están más orientadas a mejorar la autoestima, tener autonomía e independencia, reconocimiento a nivel familiar, cambio en la rutina del día a día y manejo del tiempo.

En lo que el estudio llama la dimensión social, lo que más estimula a las personas es el reconocimiento por parte de los amigos, vecinos, familiares y clientes; el cambio en el estilo de vida, ser socialmente más activos, porque los clientes no solo los busquen para pedir productos, sino para obtener consejos y favores.

El estudio destaca el incremento en el nivel de satisfacción de los encuestados con las ganancias obtenidas por este oficio. Mientras que en el 2009 el 39 por ciento indicaba estar muy satisfecho, en el año 2015 esta cifra creció hasta el 47 por ciento.